¿Qué es una nube híbrida? Ventajas y desventajas

June 21st, 2022

Podríamos definirlo como un entorno de computación que utiliza una combinación de servicios en instalaciones locales (on-premises), nube privada y servicios de nube pública. Normalmente, esto implica una conexión desde un centro de datos local a una nube pública.

En un modelo de nube híbrida, las empresas implementan cargas de trabajo en entornos de TI privados o nubes públicas y se mueven entre ellos a medida que cambian las necesidades y los costes. Esto le da a una empresa una mayor flexibilidad y más opciones de implementación. Una carga de trabajo de nube híbrida incluye las funciones de red, alojamiento y servicio web de una aplicación.

Existen diferencias entre los modelos híbrido y de múltiples nubes. Una nube híbrida cuenta con un entorno único en el que se incluyen recursos privados, recursos locales y de nube pública, como los que ofrecen AWS, Microsoft Azure y Google Cloud Platform. Un entorno de múltiples nubes consta de dos o más proveedores de nube pública, y que no requiere de un componente privado o local (on-premises).

cloud tipos

Ventajas de la nube híbrida

Una infraestructura desplegada en nube híbrida permite que una empresa implemente sus cargas de trabajo más críticas en local y alojar recursos menos críticos en un proveedor de nube pública. Este enfoque permite a las compañías aprovechar lo mejor de los modelos de nube privada y pública.

Se detallan a continuación las principales ventajas:

Fiabilidad

Los servicios de nube híbrida ofrecen una mayor fiabilidad, ya que reducen los posibles tiempos de inactividad. Esto significa que en caso de cualquier error o desastre, las empresas pueden continuar sus trabajos minimizando las interrupciones.

Costes 

Se trata de un punto importante a considerar al migrar a una solución en la nube, y debe realizarse solo por los recursos que se están utilizando. En una infraestructura tradicional, las organizaciones requieren de aprovisionar su centro de datos, lo que implica gastos fijos y elevados. La nube híbrida es una forma de escalar las cargas de trabajo de una manera rentable. Los usuarios de la nube híbrida pueden optar por ejecutar cargas de trabajo en cualquier entorno que sea más rentable.

Flexibilidad

Las empresas trabajan con varios tipos de datos en entornos diferentes y ajustan su infraestructura. Una implementación de nube híbrida no requiere de un compromiso con un proveedor. Las organizaciones pueden migrar sus cargas de trabajo de forma bidireccional entre su infraestructura local y nube pública.

El uso de la nube híbrida significa que las organizaciones pueden obtener el beneficio de los servicios de nube pública y privada. Por ejemplo, puede almacenar datos sensibles y confidenciales en un centro de datos de nube privada, y otros datos de carácter no sensible en una nube pública.

Resiliencia

Una empresa puede ejecutar cargas de trabajo de forma redundante tanto en entornos privados como públicos. Los componentes de una carga de trabajo también pueden ejecutarse en ambos entornos e interoperar.

Escalabilidad

La nube híbrida es conocida por su adaptación a las necesidades de la organización. La nube híbrida ofrece más opciones de recursos a través de un proveedor de nube pública en comparación con el centro de datos físico de una empresa. Esto facilita el aprovisionamiento, la implementación y la escalabilidad de recursos para satisfacer los picos de demanda que puedan existir.

Cuando la demanda excede la capacidad del centro de datos local, la organización puede escalar la aplicación en la nube pública y obtener rápidamente una capacidad adicional, aprovechando los recursos ilimitados.

Conformidad (Compliance) 

Las organizaciones en industrias muy reguladas deben seguir las restricciones sobre dónde pueden almacenarse sus datos. Esto a menudo significa que no pueden migrar ciertas cargas de trabajo a la nube pública. Con la nube híbrida, las organizaciones pueden mantener los datos en un entorno privado mientras operan en la nube, o pueden operar cargas de trabajo en un centro de datos privado y mover datos hacia y desde la nube pública según sea necesario. Esto permite a las empresas cumplir con los requisitos reglamentarios.

Desventajas de la nube híbrida

Seguridad

La seguridad es una preocupación común para los usuarios que desean almacenar información confidencial en una nube híbrida. Debido a la naturaleza de la nube híbrida, muchas vulnerabilidades de seguridad están presentes dentro de ellas. Por lo tanto, garantizar una seguridad adecuada es un proceso difícil. De hecho, la responsabilidad de proteger los datos recae completamente en los usuarios. Se deben tomar las medidas de precaución adecuadas para garantizar que los datos estén bien protegidos.

Inversión

Si bien una nube híbrida es barata en términos de operaciones, necesita una inversión significativa para construir la nube empresarial. La nube híbrida no depende únicamente de la nube pública, sino que también requiere el servicio de la nube privada. La nube privada predeterminada requiere arquitectos y empleados de TI cualificados para administrarlos. Esto podría no ser fácil para las empresas con recursos de TI limitados.

Redes

Los cuellos de botella de red podrían ocurrir mientras hay un tránsito de datos entre la nube pública y privada. En la nube pública, la transmisión de datos se realiza a través de internet, que es conocido por ser demasiado lento por lo que puede afectar significativamente al nivel de rendimiento. Esto afectaría especialmente a aplicaciones y cargas de trabajo que requieren operaciones rápidas.

Plataformas de nube híbrida

La arquitectura de nube híbrida tradicionalmente crea una capa de virtualización o hipervisor sobre los recursos locales para crear y admitir máquinas virtuales y cargas de trabajo cada vez más basadas en contenedores. Además de esto, los equipos de TI instalan una capa de software de nube privada, como VMware u OpenStack. Esta capa está integrada en servicios y API de proveedores de nube pública.

Un nuevo enfoque de arquitectura de nube híbrida implica que los proveedores de nube pública ofrezcan plataformas de nube híbrida que extiendan los servicios de nube pública a los centros de datos privados. Estas plataformas de nube híbrida conectan recursos públicos y privados de diferentes maneras, y a menudo incorporan tecnologías comunes de la industria, como Kubernetes para orquestar servicios basados en contenedores.

A continuación se detallan algunos ejemplos: AWS Outposts, Azure Stack, Azure Arc y Google Anthos.

Casos de uso de la nube híbrida

La nube híbrida está siendo muy popular, pero la mayoría de los esfuerzos convergen en solo unos pocos casos de uso. Para envolver una definición en torno a la nube híbrida, representa entornos interdependientes alojados en centros de datos privados y nubes públicas como AWS, Microsoft Azure y GCP. Este modelo de nube surgió debido a las necesidades dinámicas de las empresas; lo que incluye mantener ciertas cargas de trabajo en las instalaciones mientras disfruta de los beneficios de la nube.

Estos son los casos de uso más comunes de la nube híbrida e información actualizada sobre los requisitos y ventajas de cada caso de uso:

Experimentar con un proveedor de la nube

Algunasorganizacionesutilizanunenfoquehíbridoparaevaluarunaposiblemigraciónalanubepública.UnequipodeTIpuedeexperimentarconherramientasenlanubeapequeñaescalayaprenderatrabajarconelproveedordelanubeantesdecomprometerse con unaadopcióncompletadelanubepública.

Recuperación de desastres (DR) y Alta disponibilidad (HA)

Seguramente, este podría ser el caso de uso más común. Los equipos de TI solo necesitan de forma simultánea llevar sus implementaciones de infraestructura local a la nube. Si las operaciones en el centro de datos local se interrumpen, las aplicaciones podrían continuar ejecutándose en la nube sin impacto notable para los usuarios. La nube híbrida también se puede diseñar para una alta disponibilidad. Para ello, las empresas necesitan usar balanceadores de carga que distribuyan el tráfico entre los entornos locales y en la nube según sea necesario.

Nube como extensión del centro de datos

En este caso de uso, la nube puede actuar como un soporte adicional mientras que en las instalaciones locales se gestionan las cargas de trabajo principales. Para abordar los problemas de latencia del usuario final, las organizaciones implementan las cargas de trabajo necesarias en la nube, en particular en las regiones cercanas al usuario final.

Migración de cargas de trabajo hacia y desde la nube

Las empresas que se sienten preocupadas por los problemas de migración pueden aprovechar el modelo de nube híbrida. La migración no es una tarea que pueda hacerse de la noche a la mañana, llegando a poder requerir de días, semanas o incluso meses para completarse, incluyendo varias fases de migración y validación. Las empresas con cargas de trabajo pesadas necesitan de flexibilidad para poder revertir rápidamente el cambio.

Entornos de Desarrollo y Test

Las compañías suelen tener varios proyectos de desarrollo y test entre las manos. Los equipos de desarrollo necesitan hacer pruebas y ajustes sin impactar en el importe de las facturas del equipo de finanzas. La nube híbrida es uno de los casos de uso más comunes para proporcionar dicho entorno donde las pruebas se pueden realizar con la frecuencia necesaria para desarrollar un producto perfecto. Los entornos de desarrollo y test en la nube son bastante populares debido a dos factores:

Es rentable y la nube permite hacer un pago por uso de recursos utilizados.

Pueden aprovisionar recursos rápidamente, mientras que para ejecutar dichos entornos en instalaciones locales se podría requerir de la adquisición de hardware y software necesarios; este tipo de tareas pueden llevar meses.

Estrategias de migración a Cloud

Cada migración a la nube tiende a ser única y estas estrategias no son definitivas ni excluyentes. Deben usarse como pautas iniciales de discusión al ejecutar un estudio de transformación de la nube o una sesión de tormenta de ideas.

La complejidad de migrar las aplicaciones existentes varía dependiendo de la arquitectura y los acuerdos de licencia existentes.

Conviene tener en cuenta que un proyecto de migración a la nube puede incluir fácilmente elementos de todas o algunas de estas estrategias en varias etapas. A continuación, se detallan seis estrategias comunes utilizadas al plantear proyectos de migración a la nube:

Realojar

También conocido como lift and shift, en el que se despliegan servidores o aplicaciones del entorno actual sobre una infraestructura en la nube pública. El realojamiento es una estrategia común para las organizaciones que comienzan a hacer uso de la nube. Hay beneficios significativos en la ejecución de servidores en la infraestructura de nube pública escalable de pago por uso. En la práctica, la aplicación o el servidor se exporta a través de una herramienta de exportación de terceros como VMware vCenter o se crea como una imagen que se puede exportar a una instancia (AWS EC2, Google Cloud VM instance, …)o a un contenedor ejecutado en un servicio de computación en la nube. Las aplicaciones en contenedores simplifican este proceso, ya que el entorno operativo no está incluido en el esquema del contenedor. Si está ejecutando nuestra aplicación monolítica, el realojamiento puede ser una forma sencilla de comenzar con los servicios en la nube.

Recomprar

Se refiere a la decisión de la compañía a pasar a otro producto, lo que a veces significa poner fin a las licencias existentes y reutilizar los servicios en una nueva plataforma o servicio. Ejemplos de esto incluyen un sistema CRM o una aplicación específica de la industria no diseñada para ejecutarse en infraestructuras en la nube. Esto a menudo no es necesario con aplicaciones escritas con código de aplicación moderno, ya que es posible transportar el código de un proveedor a otro. La estrategia de recompra se aplica a menudo cuando se utiliza una plataforma basada en datos patentados o un producto propietario.

Refactorizar

La refactorización o rearquitectura suele estar impulsada por el deseo de mejorar los servicios. Las razones de esto pueden deberse a que es difícil mejorar el entorno actual o puede ser necesario mejorar la disponibilidad y la confiabilidad de inmediato para cumplir con los requisitos específicos de seguridad o cumplimiento. Si no se trata de un servicio crítico, es posible llevar a cabo el rediseño del servicio durante la etapa de migración. La refactorización es posible durante la primera fase de la migración si no tiene una restricción de tiempo, de lo contrario es mejor hacerlo en una fase posterior.

Replataformar

Es similar al realojo, con la salvedad de que incluye optimizaciones de la aplicación durante la etapa de migración. No se cambia de forma fundamental la arquitectura de la aplicación, pero se introduce alguna pequeña mejora.

Retener

Durante un proceso de migración a la nube, es posible que interese conservar partes los servicios de TI. Hay algunas aplicaciones que no está listas para ser migradas a la nube y simplemente es más cómodo y sencillo mantenerlas en las instalaciones locales. En este caso, tiene sentido conservar aspectos de sus servicios de TI en su entorno actual e implementar una estrategia de migración híbrida o parcial. Esto también tiene sentido si las normas reglamentarias o constitucionales actuales requieren de almacenar o ejecutar aspectos de sus servicios o aplicaciones comerciales en instalaciones locales o dentro de regiones específicas.

Retirar

La retirada de servicios implica identificar activos y servicios que se pueden desactivar o suprimir para que la compañía pueda centrarse en servicios que se utilizan ampliamente y tienen mayor valor comercial.

Conclusiones

No es tarea fácil salir de una infraestructura ya consolidada en la que se han estado ejecutando aplicaciones y cargas de trabajo durante años. La nube híbrida podría ser de gran ayuda para una empresa que quiere aprovechar las ventajas de la nube sin dejar de lado su centro local de datos.

¿Quieres implementar un modelo de cloud híbrida en tu empresa?

Contacta con nosotros y te ayudaremos